Saturday, August 8, 2020

LA TALLA QUE NONINO LE REGALO A GARDEL



 
         
          Por Enrique Espina Rawson.
 

La historia es conocida. Según relató Astor en el libro “Con Astor” de Alberto Speratti, -y que luego repitiera con alguna pequeña variante en varias oportunidades- , en 1934, su padre, Vicente Piazzola, residente en Nueva York, talló un gaucho en madera, dedicándolo abajo con la leyenda “Al gran cantor argentino Carlos Gardel- Vicente Piazzola”. Luego encomendó a su hijo, entonces un jovencito de 13 años, que se la alcanzara a Carlos, en su nombre, como un homenaje. Allí comenzó la episódica relación de los Piazzola con Gardel.  
 
 
                                             Nada haría pensar que esto no haya sido así.  Pero resulta que este relato, perfectamente aceptable, tuvo luego una rara continuación sobre la cual nunca escuché cuestionamiento alguno. La versión tantas veces citada es básicamente así: Cuenta Astor que allá por el año 56 o 57 se encontró con Andrés D´Aquila (su primer profesor de bandoneón) y que este le contó que, en Nueva York, vio en la vidriera de una casa de empeño una figura de madera quemada que representaba un gaucho con la leyenda “Perteneció a un gran cantor argentino”. El precio era 20 dólares. D´Aquila tenía sólo 10. Cuando vuelve al día siguiente la escultura- increíblemente- ya se había vendido. Hasta aquí el relato.
 

Mi primera objeción. Si la estatuilla estaba dedicada a Gardel, no había por que poner que había pertenecido a un gran cantor argentino. Con leer la dedicatoria la aclaración genérica no sólo seria superflua, sino que restaría valor al objeto. Concedo que este argumento podría refutarse, si justamente se hubiera quemado la leyenda que grabó Nonino. Pero en tal caso, ¿cómo sabía el comerciante que había pertenecido a “un gran cantor argentino”?
 

Otra: Gardel inicia la fatídica gira con no mucho entusiasmo. No era nada fácil el transporte por aquellos días en esas regiones. Tenían que acarrear un inmenso bagaje, desde el telón de presentación para los teatros, las guitarras, los trajes de gaucho, las botas, sombreros, ropas de gala, ropa común, partituras, el Linguaphone con el que Gardel, perseverantemente estudiaba inglés, en fin, una parafernalia de objetos heterogéneos de él y los guitarristas. ¿Qué necesidad tenía de cargar, encima de todo esto, con una escultura de madera que estaba como un adorno en su casa, sin fin utilitario alguno, uno más entre tantos recuerdos? De lo que se trataba era de alivianar peso, no aumentarlo con objetos que no tenían ninguna utilidad para la gira. Con el mismo criterio, podría haber agregado un cuadro o un jarrón. Francamente no tiene sentido.


Otros cuestionamientos que opongo a este relato, es que si D´Aquila tenía tanto interés en la estatuilla, hubiera dejado una seña, digamos cinco dólares hasta el día siguiente. Día en que ¡justo! se vende un rato antes. No es imposible, pero… Otras objeciones: En el minucioso inventario que se lleva a cabo en el mismo campo de aviación, y en que se detallan minúsculos objetos hallados, no hay mención a estatuilla alguna, ni de madera ni de ningún otro material. Defino cuando recoge y reenvía a Buenos Aires todos los objetos personales de Gardel existentes en su departamento de Nueva York tampoco registra a esta talla. Con la dimensión y renombre que con toda justicia adquirió posteriormente Astor Piazzola, esta pieza tendría un valor muy grande, no sólo sentimental, sino económico. Raro es que quienquiera que tuviese este objeto guardara tanto silencio a través de tantas décadas.

 

 Tampoco Adela Defino registró esta estatuilla, ni ningún coleccionista aludió, siquiera tangencialmente, a la misma. Añado a estas líneas algún recuerdo personal. Yo conocí y escuché hablar muchas veces al mismo Nonino. Era un niño y no tan niño cuando, por algunos veranos, concurría habitualmente a la bicicletería que don Vicente Piazzola poseía en Mar del Plata, calle Alberdi, a metros de la entonces Terminal de Omnibus, entre Sarmiento y Alsina, para hacer emparchar o arreglar alguna falla de mi maltrecha bicicleta. Lo recuerdo perfectamente, un hombre alto, delgado, enfundado en un overol de esos tipo Pampero o Suixtil comunes en la época, camisa de tela industrial también, mangas arremangadas, brazos fibrosos, nervudos, pelo gris bastante tupido, anteojos. Fuimos amigos, en la medida que un niño podría serlo de un hombre grande. Era conversador, al menos era conmigo, charlaba cosas interesantes, me contaba que tenía un hijo músico, me relataba cosas de cuando hizo el servicio militar, recuerdo que en un hueco del local repleto de bicicletas tenía pegada una lámina, no sé si del acorazado Moreno o Rivadavia y una foto de Gardel. No tenía porque haberme contado nada de la talla del gaucho, desde luego, pero también podría haberlo hecho. Lo cierto es que nunca lo hizo.


Agrego estas objeciones a cosas relacionadas con este tema, o en todo caso a la relación Gardel-Piazzola. Dícese que el cantor ofreció a Astor tocar el bandoneón en “El día que me quieras”. No hubo tal cosa. Ni tampoco Astor participó de ninguna grabación con la orquesta que acompañó a Gardel. Astor no tocaba tangos en ese tiempo. Lo del canillita sí, como oportunidad para que gane algún dinerillo, que no le venía mal a la esforzada familia. Si hubiera vuelto a filmar, seguramente hubiera encontrado alguna cabida para el jovencito Piazzola. Tampoco resulta creíble que haya consultado con don Vicente la posibilidad de haber incluido a Astor en la gira. Esta, como todas las giras, tenía un claro fin económico, la difusión de Gardel en sus presentaciones personales y, paralelamente, de sus películas.                
                             
 La inclusión de un niño desconocido aún, que tocaba en el bandoneón piezas  clásicas no significaba aporte alguno. Pero si mil inconvenientes. Era un menor de edad ¿quién se hacía cargo legalmente? Podría surgir una enfermedad, un contratiempo cualquiera, habría que aumentar el costo de la gira con pasajes, alojamientos, retribución monetaria,etc..¿Con qué ventaja?           
Personalmente creo que, en caso de haberse tocado el tema con Nonino, no habría pasado de alguna expresión de deseos, algo con vista al futuro, como una charla de cortesía y buena voluntad, y también de aliento para el chico que después sería el gran Astor Piazzola.

Wednesday, July 29, 2020

GARDEL-RAZZANO. PRIMERA ENTREVISTA EN EL URUGUAY



Esta nota es del periodico uruguayo La Razón, y fue efectuada el 17 de junio de 1915 con motivo del primer viaje del duo al Uruguay.  (cortesía Archivo Razzano)      






Sunday, May 31, 2020

EL TESTAMENTO DE GARDEL. RESULTADOS DE SU ESTUDIO



 
 Lo fundamental del testamento ológrafo de Carlos Gardel está resumido en los siguientes puntos:      
 
   1) Declara que su verdadero nombre es Charles Romuald Gardes.
 2) Declara ser hijo de Berta Gardes.  
3) Declara haber nacido en Toulouse, Francia, el 11 de Diciembre de 1890.                                                                                     
 4) Declara no deber suma alguna y perdonar lo que le deben.          
 
    Al fallecimiento de Carlos, este documento (que se hallaba depositado en sobre lacrado en caja de seguridad del Banco de Boston) fue adjuntado como prueba documental en los juicios sucesorios del artista llevados a cabo en Buenos Aires y, posteriormente, en Montevideo. Muy pronto, comenzaron los cuestionamientos: se argüía que estaba fechado el 9 de noviembre,  y siendo que Gardel partió el 7 de noviembre, demostraba que  fue confeccionado posteriormente, y que, notoriamente, la letra de Gardel había sido falsificada, entre los principales. Quien se ocupó extensamente del tema fue el fallecido escritor Ricardo Ostuni en el libro “Repatriación de Gardel”, quien no sólo dio pábulo a todas estas versiones, sino que su conclusión final fue un terminante: “Falso de toda falsedad”. Este tipo de afirmaciones inapelables, realizadas tantos años después de la muerte de Gardel desconcertaron a muchos de los fieles gardelianos, y dieron pábulo a versiones que dudaban no sólo de lo expresado en el documento, sino de su misma autenticidad.          
 
                                                                      Sin embargo: ¿Cómo  era posible que en ninguno de los juzgados mencionados nadie hubiera advertido lo que Ostuni denunciaba?  ¿Qué oscuros asuntos subyacían en torno a Gardel?      
                            Así llegamos al año 2005, cuando los Dres. Raúl Torre y Juan José Fenoglio se abocaron al estudio científico del documento cuestionado, e hicieron públicas sus conclusiones.                              La primera de ellas es sorprendente: El testamento, que se encuentra depositado en el Archivo Notarial Argentino, Alsina 2230, 3er. Piso CABA, desde hace tantos años, no había sido revisado por nadie hasta la fecha que acudieron los Dres. Torre y Fenoglio a esa dependencia. Vale decir, que ningún impugnador, ni siquiera el mismo Ostuni, se dignó echar un vistazo al testamento, lo que no le impidió, por cierto, fulminarlo como “falso de toda falsedad”.                                                              
 
               Por extensas y científicas, no reseñaré todos los diversos estudios realizados por los profesionales mencionados, pero concluyen que el documento, de principio a fin, fue escrito de puño y letra de Charles Romuald Gardes, es decir de Carlos Gardel. No presenta alteraciones, enmiendas ni raspaduras de ninguna índole. El 9 no es un 9, sino un 7, que según presumen, fue agregado posteriormente en un espacio algo más grande dejado en blanco. Por mi parte, afirmo que esto es irrelevante a los fines legales. Sea ese número más grande o más chico, escrito antes o después, con la misma u otra tinta, no altera en ningún caso la validez total del testamento cuestionado, ni vale la pena, salvo como ejercicio de la imaginación, intentar averiguación alguna al respecto.                                                                                                        No obstante, y para entretenerme arriesgo una hipótesis: Gardel escribiendo se pregunta: ¿La fecha se escribe con letras o en número?, y en la duda, deja un espacio en blanco; al rato interroga a Armando Defino y este le dice que es igual. Entonces Gardel hace un número 7, con tamaño más grande que el común, cosa que siempre acostumbraba hacer. Estos y otros estudios, figuran en el libro que estos expertos dedicaron a Gardel, que deberían leer todos los interesados en el tema. El presente texto está basado en la síntesis del libro, aparecido en el Nro. 16; volumen 362, pag. 41 a 63 de “Policía Criminalística”, editado por la Policía Federal Argentina.   
 
                                                               Enrique Espina Rawson         
 
 
 
 Dr. Raúl Osvaldo Torre: PDH en Policía Científica, Profesor en: Universidad de Morón; Instituto Universitario de la Policía Federal Argentina, de la Universidad del Aconcagua, etc.   

 Dr. Juan José Fenoglio: Médico. Especialista jerarquizado en Medicina Legal, Profesor en la Escuela de Policía Juan Vucetich, Universidad de Morón, etc.
 

Monday, May 18, 2020

ENTREVISTA A GARDEL EN PUERTO RICO

 
 
Es la primera vez que esta entrevista es publicada completa. Texto sacado del ejemplar original de PUERTO RICO ILUSTRADO que existe en el Archivo General y Biblioteca Nacional de Puerto Rico.   
 
 

El Rey del Tango habla para los lectores de Puerto Rico Ilustrado
 
 
 por Francisco Acevedo
 
Nadie se atreveria asegurar que Carlos Gardel, figura de gran relieve en el mundo cinematográfico, idolo de los pueblos hispanos y el embajador de buena voluntad que ha llevado la música argentina a todo el mundo civilizado ha pasado por ese crisol de dolor que ha tenido que atravesar todos los grandes artistas que, como el, gozan de indiscutible popularidad. Su rostro, joven y sonriente, no lo revela. Sus años no lo delatan. Y a pesar de que estrechamos su diestra, tres minutos después de haber salido de su cama, hora en que es dificil engañar al mas experto de los fisonomistas, en su faz se retrataba la sonrisa y frezcura de los años mozos. El Rey del Tango nos saludo con una amabilidad que nada de disimulada tenía. 

   Mientras esperábamos que el protagonista de "Cuesta Abajo" saludara a los miembros del comité de recepción, compuesto por el Sr. y la Sra. Ramos Cobián, el Sr. Julio Bruno y varias damas de nuestra "élite" social, fuimos presentados al Sr. José Plaja, su secretario particular, al Sr. LePera, su representante y a los Sres. Corpas, Barbieri, Riverol y Aguilar, guitarristas de fama reconocida e inseparables compañeros de Gardel.
 
Deseosos de complacer a los numerosísimos lectores de PUERTO RICO ILUSTRADO , asediamos a Gardel tan pronto cambió saludos con los que fueron a recibirle y éste, a pesar de que abajo le aguardaba impaciente la multitud ávida de aclamarle, nos concedió una entrevista.No había tiempo para preámbulos y le interrogamos a boca de jarro.
 
 
Señor Gardel, ¿algunos datos biográficos?
"Con mucho gusto. Soy porteño, como dicen en mi país. Nací en Buenos Aires y (riéndose) no quiero recordar la fecha. Nos quedamos esperando algo que habría de interesar grandemente a nuestros lectores. Pero muy sigilosamente y como el muchacho que quiere hacer una maldad sin ser descubierto, su representante Le Pera. nos dice al oído "Aunque Ud. no lo crea, el muchacho tiene treinta y seis". Entre los periodistas se habían cruzado ya apuestas a que el hombre no llegaba a los veinticinco.
"Y prosiguió Gardel, fingiendo no darse cuenta de la aclaración. — Desde muchacho empecé a cantar. Fue una manifestación espontánea y súbita mi afición a la música. Cantaba durante las reuniones de mis amigos y en lo que Uds. llaman parrandas."
"Y como profesional, ¿cuándo se inició usted?
Sería difícil decirlo, ya que la palabra es muy elástica. Sé que siendo aún muy muchacho hice mi debut en el teatro Nacional de Buenos Aires.
El público me dispensó mejor acogida de lo que yo soñaba. Pronto me vi solicitado de diversos sitios e hice un recorrido por mí patria.
¿Y luego?
"Fui a Uruguay. Canté en los principales teatros de la capital. De allí pasé al Brasil. Me enorgullece recordar los aplausos que me fueron prodigados en el teatro municipal de Río de Janeiro y el de San Pablo"
¿En qué año fue Ud. a Francia?
"A principios del 20. Estuve catorce años en Europa. Casi todo el tiempo en París, a excepción de mis cortas tournés por Inglaterra, Alemania, España y Austria. En Paris canté en el Campos Elíseos, el teatro Palace y el Empire. Antes había ya debutado en el Apolo de Madrid. Canté también en el Eslava, el Romea. Maravillas, en Santander. Barcelona y muchas otras ciudades españolas.
 
 
¿Y su carrera en la Ciudad Luz?
"De trabajo, aunque bien remunerado, pero trabajo al fin. Tenia mi propio cabaret, el Florida, donde iba después de haber cantado en el Empire. Además, tenia un contrato con la empresa Odeon para imprimir records fonográficos.
¿Puede decirse entonces que usted popularizó el tango en Europa?   
No es que me jacte de ello, pero mis catorce años en el continente deben haber contribuido en mucho. Por algo Odeon ha impreso tres mil trecientos records mios, la gran mayoría de ellos tangos argentinos. ¿No cree usted eso un record de records? 
¿Sigue usted contratado por la Odeon?
Ahora trabajo exclusivamente para la casa Victor.
¿Empezo usted su carrera cantando tangos?
No. Al principio cantaba canciones de mi tierra, casi todas.  Luego fui notando que el tango se hacia mas popular cada dia y como usted sabrá, además de ser mi genero favorito hay que darle al público lo que éste quiere.
Y en el cine, ¿como empezó usted su carrera?  
Se necesitaba un actor para representar  un joven campesino argentino, y en mi recayó la selección. Fue en “Luces de Buenos Aires” que hice mi aparición en la pantalla.  Eso fue en Paris. Regresé a mi tierra, pero fui llamado a Paris a filmar “Esperame” y “Melodia de Arrabal”. 
¿Y su carrera cinematográfica en Estados Unidos?
Vine originalmente contratado por la “National Broadcasting” para cantar por radio.  La Paramount requirió mis servicios y filmé ‘Cuesta Abajo” y “El Tango en Broadway” 
¿Cuáles son sus últimas películas? 
“Tango Bar” y “El Dia que me Quieras” Esta última según la opinión de muchos compañeros, y según mi propia predilección, es mi mejor cinta y en ella he podido hacer una caracterización que me satisface por completo. En ambas trabajo con Rosita Moreno.
¿Es cierto que usted compone la letra y la música de las canciones que canta en las películas? 
No me crea egoísta….siempre lo he hecho hasta la fecha. Es para mi una gran satisfacción el ver que al publico le agrada mi música. Además usted comprende que si voy a interpretar ciertos papeles, nadie mejor que yo estaría compenetrado del sentimiento que informa la música en tal o cual película.
¿Cree usted que el tango en Estados Unidos ha alcanzado la popularidad que tiene en Europa? 
Mi opinión es que el tango ha tomado por asalto el publico americano. Donde quiera que usted va oye un tango. Lo cantan los americanos y los extranjeros. Los mas reconocidos compositores americanos han probado su suerte en esta música genuinamente argentina.
¿Cómo le gusta a usted el tango americano?
Es casi lo mismo que nuestro tango, aunque el compás es el mismo la composición en sí es mas monótona. Va sufriendo modificaciones y pronto llegará a la perfección a pesar de que es cosa impredecible compenetrarse del sentimiento y espíritu sin el cual no hay verdadero tango.
¿Piensa usted estar mucho tiempo en Puerto Rico?
Anoche le hubiese dado una respuesta.  Ahora no me atrevo asegurarlo.  No he puesto aún un pie sobre vuestra tierra y ya empieza a gustarme. Ustedes son gente muy amable y me hace recordar mi tierra natal. Quizas me quede lo suficiente para ver bien esta simpatica tierra en donde parece que tengo muchos simpatizadores.
¿Sus planes para el futuro?
 
“ Ya ve usted”  nos dijo después de saludar en inglés y aceptar una cortés invitación del teniente Woodten a nombre del gobernador Windship “estoy aprendiendo inglés.” “Lo necesito. Tengo un contrato con la Paramount para filmar diez películas en inglés.  Mi gira por la isla, si puedo hacerla, será una combinación de trabajo, estudio , y recreo.”
 
 
La multitud, abajo en el muelle, estaba impaciente y no queríamos detener mas al rey del tango. A la salida del barco la gente le vitoriaba. El carro de Gardel y sus acompañantes se abrió paso por entre la entusiasta multitud. Las muchachas le saludaban por su nombre y el respondía el saludo con el sombrero y una sonrisa en los labios. Hasta los vendedores de periódicos le gritaban “Adios Gardel!”  y a todos contestaba Gardel con su eterna sonrisa y el sombrero en la mano.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

           
 
 
 
 

 










 

 
 

Sunday, May 10, 2020

ACERCA DE LA NACIONALIDAD DE GARDEL




He observado en alguna página dedicada a Carlos Gardel en Facebook una extraña vuelta de tuerca sobre este asunto. En ella se dice que Francia no puede asentar la fecha de fallecimiento de Carlos Gardel en su acta de nacimiento en Toulouse, por cuanto no hay constancia que Gardel sea el Charles Romuald Gardes nacido el 11-12-1890. Por consiguiente Gardel no es francés- afirma- ya que las “autoridades francesas” así lo han determinado.             
 
En primer lugar, las tales “autoridades francesas” son simplemente el Departamento Cultural de la Embajada de Francia en Colombia que informó que, efectivamente, no es posible hacer tal trámite. Pero no por la razones falsamente invocadas, sino porque siendo Gardel argentino a la fecha de su fallecimiento, no corresponde hacer ninguna anotación en ningún lado. A renglón seguido esta persona extrae la conclusión siguiente: Si Francia no reconoce a Gardel como francés, no es francés. ¡Eureka! Entonces debe ser uruguayo.    
    
Para que quede claro: Gardel FUE FRANCES hasta que por decisión propia, en 1923, resolvió ser ciudadano argentino. Por consiguiente Francia no reconoce a Gardel como francés. Evidente. Nosotros tampoco…Ni nadie en su sano juicio, podríamos agregar. La jugarreta- o simple ignorancia- de esta maniobra, consiste en mezclar el lugar de nacimiento con la nacionalidad, tratando de confundir al público. Parece mentira que se puedan esgrimir este tipo de argumentos, con tanto candor. Afortunadamente esta cuarenta forzada me ha dado la oportunidad de dar con esta joyita del ingenio de algunos, o algunas, o algunes. O mejor dicho, falta de ingenio.
 
Enrique Espina Rawson

Saturday, April 11, 2020

RAMONA: LA HISTORIA DETRÁS DE LA CANCION EXITO DE GARDEL





Cuando en 1935 le tocó a los periódicos franceses informar sobre la muerte de Gardel, muchos mencionaron su versión de “Ramona” entre sus grandes éxitos, y un par de periódicos hasta mencionaron la canción en sus titulares sobre el accidente. Esto sorprende a muchos gardelianos, que nunca vieron la versión de Gardel de “Ramona” como algo especial.  Este articulo trata de explicar porqué la grabación de “Ramona” fue importante para Gardel, y contando la historia de Ramona darle un merecido reconocimiento a la gran canción, su origen, y su compositora Mabel Wayne.        
 La historia de Ramona realmente empieza en 1884, cuando se edita en los Estados Unidos la novela “Ramona” por la escritora Helen Hunt Jackson.  Esta señora llevaba años militando a favor de distintas causas indígenas, y su novela tenia la intención de promover esa causa.  Cuenta la historia de Ramona, una chica de raza mixta blanca-indígena, que sufre discriminación racial y maltrato cuando se enamora de Alessandro, un indígena.  Toda la novela esta basada en el Sur de California en algún momento posterior a la Guerra entre Estados Unidos y Mexico (1848).  La novela idealiza la cultura hispana que existía en la región antes de la llegada de los gringos,  y el libro ofrece muchos detalles de distintos lugares del Sur de California.
La historia de amor cautivó la imaginación de los lectores norteamericanos y se convirtió en uno de los éxitos mas grandes de la literatura norteamericana. Cuando llegó el ferrocarril al Sur de California poco después los turistas que llegaban de otras partes de la Unión  querían conocer los lugares del Sur de California mencionados en la novela “Ramona”. En ese sentido, la novela hizo mucho para darle fama y turistas a  la región, y cuando aparecen en Los Angeles los primeros estudios de cine pocos años después, una prioridad era llevar la historia de Ramona al celuloide. Es asi que aparecen las primeras adaptaciones en 1910 y 1916. En la primera película, un corto, aparece Mary Pickford.  Sin embargo, son los planes de estrenar  una  nueva versión en 1928, un largometraje mucho mas fiel al libro, y  con el protagonismo de Dolores del Rio, los que hacen que aparezca la hoy legendaria canción “Ramona”.
LA CANCION “RAMONA 

MABEL WAYNE Y L WOLFE GILBERT, COMPOSITORES DE RAMONA
, CON DOLORES DEL RIO.  
En algún momento de 1927, la compositora norteamericana Mabel Wayne, de formación clásica y ya muy reconocida en todo el ambiente artistico,  produce la hermosa composición “Ramona”. La letra era de otra persona conocida en la industria musical, Louis Wolfe Gilbert.  Ese mismo año, otra canción suya, “In a Little Spanish Town” (En un pueblito de España)  había sido grabada por el “Rey del Jazz”  Paul Whiteman y su Orchesta,  y llegó a ser la canción Numero Uno en el listado de popularidad  Billboard durante  ocho semanas consecutivas.  La evidencia que tenemos es que la canción "Ramona" fue compuesta pensando en la película que se venía,  y Mabel Wayne se la dió a Whiteman para que la estrene.   Este, junto con famoso cornetista de jazz Bix Biederbecke , iban a ser los primeros en grabarla. Es asi que, el 4 de enero de 1928  queda registrada “Ramona” por primera vez, en una versión con arreglos originales.


   Lanzada al mercado, llega- como tantas canciones grabadas por Paul Whiteman- a la cima de los charts, pero esta vez solo por tres semanas. Viendo una oportunidad, el cantante comercial Gene  Austin, considerado el primer “crooner”,  lanza una versión mas sencilla, menos compleja, que llega también al Numero Uno pero esta vez por ocho semanas. Austin sin duda fue el artista que mas discos vendió con la canción….mas de un millón.  A partir de su éxito, un aluvión de artistas, en Estados Unidos y otras partes, intentan su suerte con la canción. Dentro de la locura generada por “Ramona”, la compositora y el letrista se juntan con Dolores Del Rio para ensayar una versión que la famosa actriz graba en inglés y castellano en mayo de ese año. “Ramona” es considerada la primera “theme song” (canción temática) de una película, aunque la película que la inspira es muda.    
En Argentina, la hermosa canción no pasó desapercibida. Varios artistas importantes del momento la grabaron en la segunda mitad de 1928, siempre con una letra en castellano que ignoraba el contexto californiano de la historia original de Ramona.  Mientras que en la letra original en inglés el coro arranca con “Ramona, I hear the misión bells above”, haciendo alusión a las misiones franciscanas que hay en California, y el resto de la letra menciona a las colinas y montañas que son parte de la geografía de California, las letras en castellano solo hablan de una historia de amor.  En ese sentido las letras son muy pobres.
 
Los primeros argentinos en grabarla, en julio 1928, fueron el duo Agustín Magaldi-Pedro Noda, con letra de Salvador Verona. Ese mismo mes, existen dos versiones de Charlo con Canaro, esta vez on letra de Carlos Alberto Sanchez.  La Fresedo Jazz Band graba su versión en agosto.  A partir de ahí, en setiembre 1928 la graba Ignacio Corsini (usando la letra de Carlos Alberto Sanchez) y Juan Maglio c/Carlos Viven.  Existe además una versión instrumental de Les Loups.
¿Y Carlos Gardel? 1928 el el año del debut de Gardel en los escenarios de París,Francia.  Estando en París, entra a un estudio en esa ciudad para grabar varias canciones. Entre ellas esta su versión de “Ramona”, grabada el mismo día (11 de octubre 1928)  que grabó “El Carretero”. La versión del Zorzal de “Ramona” es una versión relativamente sencilla. Como siempre muy bien cantada, y utiliza una letra que aporta Enrique Cadicamo.
 
 Gardel por esos momentos estaba de moda en París, y su versión de “Ramona”-lanzada al mercado francés- fue un gran éxito de ventas. Junto con “El Carretero”, posiblemente su éxito mas grande en ese país. Queda claro que la versión de Gardel de “Ramona” dejó un recuerdo en Francia, porque es mencionada por los periódicos franceses en junio 1935 cuando hablan de la muerte de Gardel. También Doña Berta, ese mismo año, hablando con un periodista francés de “Paris Soir”, le pregunta si todavía se acuerda de su hijo cantando “Ramona” y “El carretero”.  

 
 En fin, la historia cuenta que la magnifica composición de Mabel Wayne, “Ramona” se convirtió en un clásico de la música norteamericana, y fue grabado por una cantidad impresionante de artistas desde 1928 hasta la fecha. La canción fue mucho mas popular que la pelicula estrenada en 1928 , que pasó sin pena ni gloria por las pantallas de algunos países.  El otro clásico de Mabel Wayne , “En un pueblito de España”, que había sido un gran éxito para Paul Whiteman en 1927, también fue grabado por Carlos Gardel en 1928 y otros artistas- entre ellos Bing Crosby y Dean Martin- en los años siguientes.  En 1930, la compositora le dio al mismo Whiteman otro tema de su autoria, “It happened in Monterey” para que lo grabe y lo incluya en la película “King of Jazz”.  Whiteman lo hizo, y obtuvo un éxito (posiblemente #2) , pero bastante menor al de las otras dos canciones de la compositora. Quizás por ello, la canción no llego a los oídos de Gardel.  Pero 25 años mas tarde, otro gran cantante- Frank Sinatra- decidió grabar SU versión de esta tercera canción de Wayne.  La renovada versión de Sinatra es sencillamente sensacional, y desde 1957 esa canción- aunque grabada por muchos - es asociada con Sinatra.

Agradecemos la colaboración de Sergio Torres en la producción de esta nota.