Friday, December 25, 2015

¡ ANDA CANTALE A GARDEL!





Esta frase de rechazo es muy conocida,  y es equivalente a
 “ Eso no tiene posibilidad de exito”.   Da por entendido que Gardel es el mejor cantante de todos, entonces es una pérdida de tiempo tratar de cantar en su presencia.  Ahora, la frase ¿tiene alguna base en la historia gardeliana?
 

 Según el hijo de Edmundo Guibourg,  Vincent Thomas, la respuesta es positiva.   Pero hay  una pequeña vuelta.   Según este testimonio, hay dos datos historicos que intervienen…..que Gardel tenía un ego enorme, y que le gustaba cantar.   

 Entonces cuando un cantante amateur empezaba a cantar una canción en su presencia, el Zorzal lo tomaba como un especie de desafío personal y con un comentario como “No, muchacho, así se canta!”   empezaba a cantar…..y no paraba hasta que había cantado dos o tres.
Entonces es cierto….."cantarle a Gardel" no terminaba bien para quien lo intentaba.

 
Tan conocido era esto, que en las fiestas, “cantarle a Gardel” era un truco para hacerlo cantar…..todos le pedían que cante, pero Gardel curiosamente era algo timido, y buscaba excusas para no empezar.  Entonces el truco consistía en empezar a cantar mal una canción, o con la letra equivocada a propósito,  sabiendo que poco tiempo después Gardel iba a intervenir con un “Basta,viejo, así se canta!”…….y se venía el show gratuito. En este caso “cantarle a Gardel” tenía final feliz.    
 

Todo esto forma parte de la leyenda.   Ahora,  ha sobrevivido una foto que demuestra lo que puede pasar si uno se atreve a cantarle a Gardel…..

El joven director austríaco John Reinhardt fue invitado por el grupo de Gardel a remplazar al director Louis Gasnier, de mala relación con Lepera.  Ya había dirigido varias películas del tipo Hollywood en castellano, y por ende era un viejo conocido de Rosita Moreno y varios en el set. Tenía un gran sentido del humor, cosa que a Gardel y los otros les encantaba.   Su “debut” humorístico fue imitar a Don Carlos en el habla….cuando quedaba conforme con una escena, decía  “Macanudo, viejo, macanudo!…” provocando risas.  

No conforme con este modesto intento de “ser Gardel”…..intentó algo que por suerte quedó registrado por la camara…..cantarle a Gardel.    

El resultado está a la vista.  
 

Saturday, December 12, 2015

LA CASA GARDELIANA: PASADO Y PRESENTE




La Casa Gardeliana es uno de los sitios mas famosos de la ciudad de Medellin, Colombia.  Junto con los monumentos  en el Aeropuerto Olaya Herrera  , es una parada obligatoria del circuito gardeliano de esa ciudad.  Un viaje al barrio de Manrique permite visitar la Casa y, muy cerca, la estatua de Gardel. Ahora, debido a que la Casa Gardeliana ha pasado por algunos cambios recientemente, existe cierta confusión acerca de lo que ofrece, y la información online no siempre esta actualizada.  MUNDO GARDELIANO estuvo en Medellin recientemente, visitó la Casa, y habló con su fundador Leonardo Nieto Jardón. El resultado es este informe exclusivo.

 
En primer lugar, hay que ver a la Casa mas como un espacio cultural, y un sitio para disfrutar del tango, que una muestra permanente de objetos relacionados con Gardel.  Es cierto que la Casa hoy esta a cargo de la Fundacion Casa Museo Pedro Nel Gomez y que en distintos momentos de la historia reciente estuvieron exhibidos objetos tales como fotos del cantante, libros, la silla de barbero donde Gardel se cortó el pelo por última véz, y hasta una parte del  avión de la tragedía.   Pero la idea original de estos objetos era “ambientar”  un espacio cuyo objetivo principal, confirmado personalmente por su fundador recientemente,  fue tener un lugar en Medellín para difundir el tango.  
 
Un poco de historia.
Leonardo Nieto, fundador de la Casa  
La Casa Gardeliana es la criatura de Leonardo Nieto, un comerciante argentino que llegó a Medellín de vacaciones en 1960. A Nieto le gustó la ciudad, su gente y su movida tanguera, y junto con su esposa decidieron quedarse.  Ella fundó un jardín de infantes, y él, en la peatonal Junín de Medellín, inauguró el restaurante Salón Versalles que en poco tiempo se convirtió en un favorito y aún hoy goza de muy buena fama.
A medida que avanzaban los sesentas y se sentía económicamente mas fuerte, Nieto pudo dedicarse a su pasión…Gardel y el tango. El tango ya era popular en Medellín, y , que la industria discográfica local había respondido con la edición de varios discos de tango- algunos editados en Argentina muchísimos años antes-  y su correspondiente difusión en las cadenas de radio.  Entonces en los años sesentas se estaba dando el caso extraño de que mientras en Buenos Aires sonaba Palito Ortega, Sandro, y la nueva ola….en Medellin se escuchaba tango.
Ya son legendarios los anuales Festivales de Tango que Nieto organizó a partir de 1968. Tuvieron muy buena respuesta de la gente, pero la complejidad de organizar un festival de tango todos los años terminó saturando a la pequeña estructura administrativa de  Nieto. Agotado, en 1972  decidió finalizar la idea de los festivales y volcar sus esfuerzos a algo que estaba en condiciones de administrar mas fácilmente…un sitio de tango permanente en Medellín.  
La Casa Gardeliana en los setentas
En el barrio de Manrique, donde el tango pisaba fuerte, compró una casa antigua, la pintó al estilo boquense, y la ambientó con su colección personal de fotos y cuadros de Gardel y otros cantantes de tango.    El 14 de febrero de 1972 La Casa Gardeliana hizo su debut.
Funcionamiento histórico de la Casa. Una visita...   
 En los años setentas y ochentas, era un sitio donde la gente podía gozar de una buena cena, mientras un show de tango se ofrecia desde el escenario.  Nieto tenía la suerte de que algunos cantantes históricos de tango que sonaban en las radios de Medellín podían ser contratados en Buenos Aires, donde el tango pasaba por un mal momento, a precios muy razonables. Estos artistas venían gustosamente a Colombia con un contrato que duraba aproximadamente un mes, y Nieto además de un pago les ofrecía hospedaje en las habitaciones que había en el fondo de la casa.  Las noches de show, normalmente viernes y sabados, el lugar- que tenía una capacidad de 160 personas- dejaba a mucha gente afuera.  Era sin duda uno de los lugares nocturnos más populares de la ciudad. Durante el resto de la semana la Casa funcionaba como un espacio cultural, donde podían ofrecerse conferencias.  En 1978, tuvo una visita que entró en la leyenda …..la del escritor argentino Jorge Luis Borges. Invitado a Medellin por algunos grupos  literarios, Borges no quizo perderse la oportunidad conocer el lugar. La opinión que el escritor tenía sobre el tango era muy famosa, entonces existía la posibilidad de gritos e insultos….Cuenta Nieto hoy que estaba tan nervioso que no quiso estar ahí esa noche…..pero por suerte no pasó nada. La fama del escritor era tan grande, que por respeto los habitués guardaron silencio. Ayudó el hecho que a esa altura Borges ya era un anciano que parecía inofensivo. Luego de esa noche, Borges   declaró que “algunas cosas del tango le gustaban”.
El fín de una etapa
Nieto sostiene que el motivo principal del cierre de la Casa en 1992 fue el narcotráfico, y la alteración que generó en Medellín.   En el clima de guerra que se vivió por esos años, la gente no quería salir de sus casas y todos los lugares nocturnos sufrieron. Algunos pudieron sobrevivir, pero La Casa Gardeliana, un lugar que por su capacidad limitada aún en su mejor momento fué un negocio discreto,  ahora solo daba grandes perdidas. Para reducirlas, la Casa dejó de funcionar como casa-show.  Nieto siguió siendo el dueño y la casa siguió a servicio de algunos eventos, pero una etapa había concluído, seguían las perdidas, y el futuro del inmueble era incierto.  
 El nuevo milenio trajo buenas noticias.   Tan grande era el afecto del pueblo de Medellín a este lugar, que en el año 2002, el Consejo Municipal la declaró monumento histórico  para evitar su posible desaparición, y unos años después Nieto fue notificado del interés de la Alcaldía en adquirirla para convertirla en un centro cultural. Cansado de luchar por la supervivencia de la casa, Nieto aceptó gustosamente.  En un clima de mucho respeto y cordialidad, la Casa pasó a ser propiedad de la Alcaldía de Medellín. 

 
Hoy la Casa es una dependencia de la Fundación Pedro Nel Gomez, un ente municipal, y funciona como un lugar a servicio de las necesidades culturales de Manrique....con un toque gardeliano.    La siguiente foto muestra su interior  hoy...
 
Ofrece clases relacionadas con la cultura, y se organizan distintos eventos ahí. Existe un bar. Hace poco, hubo un ciclo de cine argentino. Los shows de tango no estan ausentes, pero no son el objetivo principal de la Casa como antes.
 
     Muchas de las  fotos y pinturas que antes decoraban las paredes de la Casa, y muchos de los objetos históricos, hoy están guardados y solo se exhiben si la temática de una muestra asi lo indica. Las muestras son casi todas sobre el tango y Gardel, pero no ocupan mucho espacio.    En las habitaciones donde se hospedaban los artistas ahora se reúnen organizaciones comunitarias, mientras que la cocina fue reemplazada por un salón de baile donde niños, jóvenes y adultos aprenden a bailar tango. La Casa Gardeliana tambien tiene una modesta biblioteca relacionada con el tango en la ciudad,  y una pequeña tienda de souvenirs.   
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Friday, November 27, 2015

VICENTE PADULA: "QUIERO MORIR EN LA TIERRA GAUCHA"






 
 “Quiero morir en la tierra gaucha….”  Con estas palabras, Vicente Padula impresionaba a sus amigos de la pequeña comunidad argentina del Los Angeles de los años cincuenta. Y no eran solo palabras. El “gaucho” Padula, como lo llamaban, era fanático de todo lo argentino. Había desistido de comprar una casa en Los Angeles, prefiriendo comprar propiedades en el barrio porteño de Palermo.  Ahí tenía a su hermana y sus sobrinos. Ahí pensaba terminar su vida.  Pero,como otros, Vicente Padula no pudo volver. Comenzando el año 1967, murió de peritonitis en un hospital de Glendale, California, lejos de su Buenos Aires querido. A esa altura ya era un ilustre desconocido, y muy pocos difundieron la noticia. Hoy, su vida post-Gardel sigue envuelta en el misterio. Por suerte, el residente local José Gleria- un gran amigo de Padula- todavía recuerda algunas cosas….Con su colaboración, MUNDO GARDELIANO les trae en exclusividad la historia de este notable actor argentino.
 
El actor Vicente Padula será para siempre recordado como el personaje que aparece al lado de Carlos Gardel en muchas de sus peliculas. Luces de Buenos Aires, Melodía de Arrabal, Cuesta Abajo, y Tango en Broadway todas tienen a Padula en un rol  importante junto al Zorzal, todo un record gardeliano.  Y quizás el momento mas memorable es en Cuesta Abajo cuando Gardel  canta “Mi Buenos Aires Querido” con Padula a su lado.
 

Pero sería un error pensar que Padula le debe su fama a Gardel. Cuando Gardel lo conoce en Francia en 1931, Padula ya tenía una carrera ascendente,  con varias películas filmadas en Los Angeles y Nueva York. Había conocido a estrellas como Rodolfo Valentino, y tenía varias historias para contar….No es muy difícil ver por qué este simpático porteño le cayó tan bien a Gardel.
 
Padula en NY (1930)

Nacido en 1898, Padula venía de una familia acomodada de Buenos Aires. Aunque se había recibido de ingeniero naval, hizo un viaje a España para probar suerte como actor teatral. No tuvo suerte, pero su segundo intento- un viaje a Nueva York- anduvo mucho mejor. Trabajando de bailarín de tango en el Hotel McAlpin de Nueva York , conoció al ya famoso Rodolfo Valentino que se interesó en la carrera del joven argentino, aconsejándole un viaje a Hollywood. Padula le hizo caso, y pudo filmar su primera pelicula-Winds of the Pampas- en 1927. Siguieron otras, y de hecho la oferta de viajar a Francia para actuar en “Luces de Buenos Aires” vino de la Paramount y no de Gardel.  Pero la excelente relación con Gardel establecida en Francia tuvo como consecuencia que el Zorzal lo llama desde Nueva York dos años después, para seguir trabajando con el. Esto derivó en un rol protagónico en Cuesta Abajo y Tango en Broadway.  Estas dos películas, monumentales éxitos comerciales en el mundo hispano, sellaron su fama.

La muerte de Gardel en 1935 dejó a Padula deprimido por varios años. Se queda con su familia en Argentina, trabajando  poco.   A partir de 1939, reaparece en el cine mexicano.  Se hace popular en este país, que le da el sobrenombre “El Gaucho Padula”. Pero luego de algunos años filmando en tierra azteca, Padula intenta volver a su tierra.  Ahí logra aparecer en dos películas, pero la tercera sufre demoras. Cansado de esperar, en 1951 se va a los Estados Unidos y nunca más trabajará en la Argentina. Es interesante notar que este éxodo de Padula coincide con el de Fernando Lamas y Carlos Thompson.
 
Padula, actuando de borracho en I Love Lucy (1956)

En Los Angeles, tanto en cine como televisión, Padula tuvo que conformarse con pequeños roles. Mientras las películas que filmó hoy están olvidadas, algunas series de televisión que tuvieron a Padula en algún capitulo hoy son recordadas con afecto. Ejemplos son I love Lucy (donde Padula, amigo de Desi Arnaz, logra aparecer en dos capítulos), Alfred Hitchcock Presents y El Show of Loretta Young. Estas participaciones no le trajeron fama ni gloria, pero sí suficientes ingresos para vivir bien. 

Durante un tiempo, Padula vive en una casa de Brentwood con una novia alemana. Luego se separa, y  se muda a un lujoso departamento de trés ambientes en Hollywood donde reside  mientras invierte en Argentina.  José Gleria hoy recuerda a Padula como un hombre simpático, muy culto (hablaba cinco idiomas) que le gustaba escribir cosas que hoy están perdidas. Mostraba con orgullo sus fotos con Carlos Gardel y Rodolfo Valentino. Le gustaba tomar mate, y era seguidor de las viejas tradiciones de su clase social. Nunca estaba solo. Al igual que Gardel, siempre había muchos amigos y alguna mujer en su entorno. También al igual que Gardel, era un dandy que finalmente nunca se casó.
 
Con nuestro colaborador José Gleria (parado), en su última residencia de Hollywood
 
A medida que avanzaban los años sesentas, Padula se empezó a sentir mal. “Estoy muy cansado….” solía decir. Su situación no mejoraba, entonces buscó ayuda médica…pero en Argentina. La información que le dieron los médicos argentinos aparentemente no fue alarmante, porque Padula se animó a volver a los Estados Unidos. Pero poco tiempo después, tuvo que ser internado de urgencia en el Behrens Memorial Hospital de Glendale, donde murió en enero de 1967 de una complicación de su peritonitis. Ningún medio local informó su muerte, a pesar de que tuvo una carrera digna en los Estados Unidos. En la Argentina, donde siempre se lo asoció con Gardel, solo aparecieron pequeñas notas. Hoy, los restos de Padula descansan en el Hollywood Forever Cemetery, cerca de los de Valentino. Justamente el hombre que le había recomendado venir a esta ciudad…      




Agradecemos la colaboración especial de José Gleria en esta nota.

 Fuentes adicionales: Diccionario de figuras del cine argentino en el exterior de Mario Gallina  ,  Entrevistas a Padula de 1934 en la prensa española.
 

Tuesday, November 3, 2015

GARDEL: LOS RECUERDOS DE EDUARDO MORERA



Escribe Felipe Leccese

El argentino Eduardo Morera tuvo la dicha de participar en uno de los momentos mas gloriosos de la “etapa argentina” de Gardel:  la filmación de Gardel cantando varias clásicos del tango viejo.  Fueron cortos musicales, precursores de los modernos “videoclips” , hechos en su momento para entretener a las personas en los cines.  Era el comienzo para el cine sonoro, y Morera fue testigo de las dificultades. En ese momento los videoclips fueron un experimento marginal a la carrera de Gardel, pero hoy - cuando nada queda de las míticas actuaciones radiales y los hitos teatrales, los cortos de 1930 son centrales en nuestra memoria de Gardel.

Morera también es recordado por la filmación del funeral de Gardel en febrero 1936, y la única filmación donde habla la madre de Gardel.  Fuera del tema Gardel, Moreira dirigió en los años siguientes varias películas relacionadas con el tango, finalizando su carrera en 1943.  Demasiado temprano, muchos dirían. Después de décadas de bajo perfil, empieza a participar en actividades gardelianas y se convierte en el presidente de la Asociación Mundial Hermandad Gardeliana. Conociendo mi interés en todo lo relacionado con Gardel, me invitó a su casa y pasamos varias horas recordando a Gardel, Canaro, y otros viejos conocidos del ambiente tanguero. Esta nota es lo sobresaliente de sus recuerdos….exclusiva de Mundo Gardeliano.

 

¿Los cortos de 1930 son merito tuyo?
Creo que fué una decisión colectiva.  El empresario de cine Luis Valle quería hacer algo con la música del momento, y Gardel parecía una buena opción. Ya era muy conocido. Yo no era amigo de el, pero sí de gente como Razzano y Leguisamo. Entonces pude hacer el contacto explicando la idea, y ellos lo convencieron. Mi recuerdo de Gardel es que tuvimos que hacerlo bajar varios kilos…estaba muy gordo para una buena imagen. Pero hizo el esfuerzo. También recuerdo la participación de Leguisamo, Canaro y otros….fueron quince cortos, de los que sobreviven diez.  

¿Fue difícil filmarlo?

 

 Tuvimos la sorpresa de que las cámaras de entonces eran muy ruidosas. Tuvimos que taparlas con unos almohadones.  Las condiciones en ese “estudio” de la Calle Mexico eran incomodas… El problema con Gardel era que estaba acostumbrado a cantar sin moverse, y para hacer una buena película yo quería que se moviera.  Le decía “ Hace algo con el pañuelo!  Mové la cabeza!  …Cosas asi.  Pero creo que gusta el resultado final, y se lo debemos al profesionalismo de Gardel. Se daba cuenta de que no había que perderse una oportunidad como esta.  Luego se fue a Europa, y no lo volví a ver…

También filmaste el funeral…
Era un día de mucho calor. Ya teníamos unas cámaras mas moviles, pero había tanta gente que filmábamos unos segundos y se nos venía la gente encima. Me acuerdo que teníamos que dar la vuelta a la manzana, corriendo tres cuadras para ganar una,  y esperar de nuevo a la carroza de frente.  Menos mal que  era joven... las cámaras no eran livianas!

Después hiciste otras cosas con el tango.
Me hice muy amigo de Canaro….trabajé en varias películas financiadas por el… El me contó varias anécdotas graciosas….
 

Eduardo Morera se va de este mundo en 1997, poco después de mi agradable encuentro. Para el mundo del cine, tuvo una carrera muy corta. Pero para los gardelianos, siempre será un director legendario.  

    

Wednesday, October 21, 2015

GARDEL EN CD : UNA CONFUSION TOTAL

 
 
Los gardelianos no deberían sentirse mal. El mundo del CD estaba destinado a no llevarse  bien con las músicas y artistas que brillaron durante la era de la pasta y el vinilo. Louis Armstrong, Bessie Smith, Enrico Caruso … Décadas después que brillaron, no fue facil convencer a las discográficas que había un mercado para una edición en CD.
 
En los últimos años,  Armstrong y la otras “leyendas” americanas se recuperaron gracias a emblemáticos “box sets” y los sellos especializados.  Con la ayudita de los websites “oficiales” manejados por los que tienen los derechos y por supuesto la siempre vigente Amazon, hoy se consigue en CD prácticamente todo lo que registraron en su paso por este mundo.
 
Gardel no tuvo la misma suerte. A pesar de su fama mundial, sufre un destino similar a otros artistas latinos de la época. Si se consigue algo, es seguramente un compilado de “grandes éxitos”, estos elegidos de manera subjetiva y que representan solo una fracción de sus temas mas populares.   
 
Problemas cuantitativos y cualitativos.     
 
Entre 1912 y 1935,  Gardel editó alrededor de 500 temas suficientemente atractivos como para ser promocionados y comercializados individualmente. Incluyendo los “lados B”, la obra total de Gardel supera  los 1000 temas grabados. Sin contar las versiones distintas de los temas de las películas que están en las bandas de sonido originales y que nunca fueron editados.  ¿Cómo comercializar semejante obra?  Nunca fué fácil tomar una decisión.
 
Los que estuvieron mas cercanos a editar toda la discografía en CD fué la Editorial Atalaya, con su edición “Todo Gardel” de 970 temas en 50 CDs. Como guía los CDs usaban los distintos años (1927, 1928 etc).     Se vendían en paquetes individuales que incluían un CD y un fascículo.  El material grafico, aunque modesto, permitió a Atalaya usar las distribuidoras de material grafico de Argentina y Mexico.
 
Otros que intentaron editar gran cantidad de material gardeliano, esta vez distribuyendo  a través de disquerías,  fué el sello europeo de tango Bandoneón.  En este caso, con una clasificación “temática” que generó cierta confusión.
 
Un problema clásico en el tema Gardel es la calidad musical de muchas grabaciones. Aquí no nos confundamos…Gardel siempre canta muy bien y por suerte su voz esta bien grabada. Pero los acompañamientos son otra cosa….  En general, los fans de Gardel no tienen problema con las guitarras, pero el público general sí… quizás por eso los  temas grabados en Nueva York con la orquesta de Terig Tucci son los mas populares y dominan los compilados. La historia dice que un grupo conservador de “fans”  pudo evitar que Gardel aparezca editado con un acompañamiento que no fuese el original.  Todo muy “purista” y auténtico pero….¿y las oportunidades comerciales perdidas?
 
  


 
Una excepción que no ayudó fue un LP de Alfredo de Angelis en 1974, muy criticado en su momento y con razón….es un esfuerzo sin balance. La voz de Gardel parece salir de una victrola mientras el sonido de la orquesta, bien grabado, domina todo.  Este mal paso fue un argumento contundente para los que no querían cambios.  
  
 
Entonces llegamos a este Siglo 21, la era del “download”.  Que difícil bajar este Gardel poco digitalizado….Recordemos que solo el 30% del viejo tango fué editado en CD, materia prima para el download.  Pero en los negocios y por internet siguen apareciendo compilados….El último se llama “Rough guide to Carlos Gardel”  y Carlitos aparece tocando un piano.
 
 
 ¿Un disparate? El dato histórico es que Gardel se compró un piano. Y si se lo compró, pensaba tocarlo …Estos editores americanos saben todo!       Son 27 temas, con casi todos los grandes éxitos. ¿Casi? ....Falta “Sus ojos se cerraron”. 
 
 En el siglo 21 la mala onda no vende... 

       

Friday, October 9, 2015

MEDELLIN: HISTORIA DE UNA ESTATUA

 
Cada vez hay mas estatuas de Gardel, y cada una tiene su pequeña historia. Existen ciertas variables, pero una vez instalada….la estatua normalmente ahí se queda.  Incluso la famosa estatua de Gardel en Chacarita, El Bronce que Sonrie, tiene una historia poco conocida pero relativamente sencilla, que el hijo de su  escultor Manuel De Llano nos contó en una nota anterior de MUNDO GARDELIANO.    
 
Si algo se puede decir de la estatua de Gardel en Manrique, un barrio de Medellín, Colombia, es que su historia no es tan sencilla.  La magnifica estatua que vemos hoy es la tercera edición de un homenaje que tuvo una historia de marchas y contramarchas…fiel reflejo de la compleja relación entre la ciudad y el hombre que le dio un destino.  
 
Leonardo Nieto, hoy en Medellin.  
Cuando el inmigrante argentino Leonardo Nieto Jardón llegó a Medellin en 1960, le llamó la atención que no existía un monumento a Gardel en esta ciudad tan emblemática para la historia de Gardel y del tango. Tomó la decisión de hacer algo al respecto, pero en ese momento tenía asuntos mas importantes….abrirse camino como inmigrante en una ciudad que era nueva para el.  En la peatonal principal de Medellín, inauguró el restaurante Salón Versalles que en poco tiempo se convirtió en un favorito y aún hoy goza de muy buena fama.

 
A medida que avanzaban los sesentas y se sentía económicamente mas fuerte, Nieto pudo dedicarse a su pasión…Gardel y el tango. Empezaron las tratativas para organizar lo que sería la primera edición de un Festival Internacional de Tango en Medellín. El año elegido para el gran evento fué 1968, y ahí aparece la idea de “coronar” el evento con la inauguración en el barrio tanguero de Manrique de una estatua al Rey del Tango.  En su búsqueda de ayuda,  Nieto tuvo una agradable sorpresa.  La Federación de Cafeteros de Colombia, a través del dirigente Pedro Felipe Valencia López, se mostró muy interesada en ayudarlo y terminaron juntando y aportando gran parte del dinero que se necesitaba.  Muchas Gracias, cafeteros!   También fue una sorpresa la colaboración del gobierno militar argentino.  Hasta ese momento, los argentinos solo se conocían como impulsores de estatuas del General San Martin.  Pero a través del Ministerio de Relaciones Exteriores,  cuyo representante en Colombia era el embajador Coronel Juan Francisco Guevara, los funcionarios argentinos ayudaron con las gestiones necesarias para contactar a un esculptor idoneo en Argentina, hacer el trato, y mas adelante utilizar la estatal Aerolineas Argentinas para transportar la estatua a Colombia sin costo alguno. La estatua, de granito, fué producto del muy respetado esculptor italo-argentino Santiago Chierico.   
 
La buena noticia fué que, el 12 de octubre de 1968,  una hermosa estatua de Gardel en granito, procedente de Argentina, hizó su debut en Medellín. Fué presentada por el Alcalde de Medellin y el embajador argentino Guevara.  Estaban presentes Anibal Troilo y su señora, Tito Lusiardo, Edmundo Rivero y varios tangueros que habían viajado a Medellín para el Primer Festival Internacional de Tango.
 


 
Primera Estatua (foto Bibloteca Publica Piloto de Medellin)  
 
 
 
  
 
Desde 1968 hasta 1971 la estatua no ofreció novedad.  En ese tiempo fue visitada por los tangueros que iban a Medellín a participar de los distintos festivales de tango, y los turistas de todo el mundo.  
 
Todo cambió una noche de 1971.  Dos borrachos locales, emocionados con verlo a Carlitos en su barrio, se subieron al pedestal para darle “un fuerte abrazo”.  La estatua no pudo ser soporte de dos personas claramente desequilibradas,  y en un momento determinado…otra tragedia gardeliana.  La estatua de granito se cae al piso, quedando totalmente destruida.
 
Al igual que en 1935, la noticia recorrió el mundo.  En Argentina, la prensa sensacionalista, recordando el rol del gobierno, presentó a la desgracia como un posible atentado anti-argentino  Leonardo Nieto humorísticamente recuerda hoy que el entonces presidente argentino, el General Lanusse, se comunicó telefónicamente para averiguar si el ataque tenía un componente político, quedando apaciguado cuando Nieto le relató la verdad de lo sucedido.
 
Nieto no quería inaugurar el Festival Internacional de Tango de 1971 en una Medellín sin una estatua de Gardel que le de la bienvenida a los visitantes. Por eso convocó de emergencia a los cinco escultores mas conocidos de la ciudad para escuchar propuestas sobre una nueva estatua.  Los cinco convocados estuvieron de acuerdo que el hombre indicado era Alfonso Góez, un escultor famoso en Medellin no solo por la calidad de sus obras sino por ser un gardeliano de ley. No se equivocaron.  Góez se mostró muy feliz con la propuesta, rapidamente arregló una suma con Nieto,  y se puso a trabajar. Durante un mes el estudio de Goez recibió la visita casi diaria de Nieto y su amigo gardeliano,el cantante y cineasta  Hugo del Carril, que estaba en la ciudad para cumplir con un compromiso. Juntos, entretenían a Góez con relatos tangueros mientras el gran esculptor colombiano trabajaba.   

 


 












Con mucha alegría, el mundo del tango pudo inaugurar la estatua de Góez en 1971 tan cual estaba previsto.  Entonces, sucedió algo inesperado. Algunas personas y parte de la prensa salieron a decir que la estatua no se parecía a Gardel. Que Gardel había sido mas alto, que su rostro no se parecía a las fotos. Todas estas criticas a la obra eran particularmente dolorosas para un gardeliano como Goez, que había visto personalmente a Gardel en el Circo España  en 1935 y se acordaba perfectamente de su altura y aspecto.  “No puedo hacerlo como no era!” le decía emocionado a Nieto.  Pero en 1973, solo dos años después, Goez se puso a trabajar en una segunda estatua de Gardel. Una versión habla de un acto de vandalismo que le forzó la mano. De cualquier manera, el resultado final es la estatua que vemos hoy. Muy parecida a la primera de Góez pero con pequeñas diferencias en el rostro y la vestimenta.

Alfonso Góez

Góez 2 (1973)



Goez 1 (1971)












 
 

Alfonso Góez murió en 1982, pero- como dicen- su obra queda.  La estatua de Gardel de Manrique, una de las primeras que se hicieron en su memoria y posiblemente la que tiene mas historia, invita a los gardelianos de todo el mundo a que vengan a verla. 

Agradecemos a Don Leonardo Nieto, su familia, Mauricio Umana y Walter Tamayo Góez, nieto del esculptor, por su asistencia en la producción de esta nota.




 

Wednesday, September 23, 2015

EL TRISTE FINAL DE LUIS PIEROTTI




Escribe  César Fratantoni


El argentino Luis Pierotti es un hombre clave en la carrera de Gardel. Representó al Zorzal en el Viejo Continente desde la primera gira (1923) hasta que Gardel termina de filmar en Europa (diciembre 1932). Durante ese periodo, fue el encargado de negociar todos los detalles de los contratos. Para eso había que conocer las clausulas, las trampas, los idiomas. No era una tarea sencilla. Es cierto que estaba vendiendo algo muy bueno.  Pero también es cierto que los dueños de los teatros europeos al principio tenían dudas, y ni que hablar la Paramount Pictures. Recordemos que el primer contrato fue por una sola película. Entonces  si la historia dice que las cosas salieron bien, parte del merito es de este hombre.

 
Las fotos no mienten. París, la Cote d’Azul…hasta el Vaticano. Pierotti siempre estaba con Gardel durante la "etapa francesa", y los historiadores lo llamaron un….“gran amigo”. Pero terminada la etapa Joinville (ver nota aparte) en diciembre de 1932,  Gardel se vuelve a la Argentina, dejando a su “gran amigo”, que ahora tenía una pareja francesa, en Francia. Y nadie se dio cuenta que la relación se había cortado para siempre….  

 
Nacido en Buenos Aires en 1888, Luis Gaspar Pierotti se hace famoso como el excelente representante de Lola Membrives. Su fuerte era en organizar las giras internacionales de la Membrives y Gardel, siempre pendiente del ambiente teatral, toma nota y empieza a hacer preguntas. “¿Alguna chance de que trabajar con Pierotti?” Finalmente Gardel toma la decisión crucial de contratarlo como asistente de Razzano, para materializar las oportunidades europeas. Y ofrece pagarle varios viajes a Europa. Pierotti responde con sus conocimientos y capacidad negociadora, y en los años siguientes es el negociador y organizador de todas las incursiones del Zorzal por el Viejo Continente.    
 
Gardel, Guibourg, Pierotti y dos amigos...Paris
 
 
A partir de 1930, Gardel prácticamente se radica en Europa. Esto fortalece la posición de Pierotti, que   pasa a ser parte del “circulo intimo” de Gardel. Es invitado a las fiestas de Sadie Wakefield en Niza, va con Gardel y Guibourg cuando visitan Londrés en diciembre 1931 para apoyar a la selección española de futbol.
 

Una noche, muy posiblemente en el cabaret tanguero “El Garrón”, conoce a Gisele…Gisele era francesa, y le gustaban los argentinos. De hecho, había estado casada con un argentino de apellido Carril, y había tenido un hijo con el.  Pierotti la impresiona, y empiezan a hacer planes de volverse juntos a la Argentina y comprar una linda casa.      

 
La etapa de oro para la relación Gardel-Pierotti fue 1930-1932. Pero aún en este período, existieron algunas tensiones. Gardel lo llamaba “viejito”, no tanto por los dos años que los separaban, sino porque Pierotti era un hombre serio, muy ordenado, que le costaba adaptarse al despliegue juvenil y los chistes de mal gusto del cantante. Por su parte, Pierotti se quejó una vez de que le costaba sacar a Gardel de Niza, donde por un tiempo vivió el “high life” con el matrimonio Wakefield.  Si Pierotti se aguantaba todo, era porque Gardel le pagaba los viajes desde la Argentina…y el dinero estaba entrando.
 

Poco antes de morir, Pierotti le regaló a su empleada algunas carpetas donde están los números de las giras 1928 y 1929. Dan una idea de como era trabajar con Pierotti.  El arreglo era básicamente el siguiente:   El riesgo empresario era todo de Gardel, que pagaba los pasajes en barco y los gastos generales. Pierotti se colocaba en relación de dependencia, como si fuese un guitarrista. Cuando llegaba la hora de cobrar, se llevaba el 75% del mejor “salario”, el de Carlos Gardel, y bastante más de lo que se llevaba el Negro Ricardo, de lejos el guitarrista mejor pago.  
 
 
      

Ultima tarea.  Con Gardel e Imperio Argentina en Joinville.

 

El último rol de Pierotti fue negociar la renovación del contrato con la Paramount para dos películas más. (luego se agregaría un cortometraje). No sabemos cuanto cobró por hacerlo.  Esto se logra a mediados de 1932, dándole trabajo a Gardel hasta fin de año.  Entonces sucede algo importante.  “Melodía de Arrabal”, la última película del contrato, termina siendo también una de las últimas películas que la Paramount filmó en Francia, ya que los directivos en Hollywood no querían seguir con el "experimento Joinville".  Gardel, sin nuevas películas en el horizonte, se vuelve por un tiempo a la Argentina. No volvería a trabajar con Pierotti.
  

Todo indica que Gardel no se llevó un buen recuerdo de su “gran amigo” Pierotti. En una carta a Defino (16 octubre 1934) , le pide ignorar las cartas que le llegaban a Defino de Pierotti intentando retomar la relación.  


  

 ¿Motivos?  Las cartas insinúan lo que las prolijas carpetas dejadas por Pierotti confirman….era un representante eficiente, pero caro. Y no dispuesto a compartir el riesgo empresario. Vincent Thomas cuenta en su libro que Pierotti se jactaba de que Gardel le pagó por lo menos 14 viajes a Francia…son cosas que Gardel seguramente recordaba en 1934. Pero más allá del dinero, Gardel y Pierotti eran dos personas muy distintas. Iban por distintos carriles... Entonces no debería sorprender si, para 1932, Gardel ya estaba cansado de este hombre cauteloso.   
 

Se sabe poco de lo que hizo Pierotti después de los años con Gardel. En su carta, Gardel menciona los planes de Pierotti con Manuel Romero. La muerte de Gardel posiblemente lo sorprendió en Francia, ya que ningún medio argentino lo entrevista. Pero sabemos que en algún momento de los años 30, Pierotti se vuelve a la Argentina con Gisele y el hijo de ella. Se compran una casona de dos plantas en Belgrano. Un informe lo ubica trabajando en SADAIC antes de su retiro definitivo. Quizás fue en ese periodo que logró registrar cinco tangos como propios.  La relación con Gisele termina mal alrededor de 1938, y la mujer y su hijo se vuelven a Francia, dejándolo solo.  Por eso cuesta creer una historia que salió de Pierotti de que por motivos familiares viajó a Francia durante la Guerra, fué confundido por un espía y capturado por los alemanes. Lo único cierto es que algunas noches se lo veía en el Bar Tribunales de la Calle Corrientes, jugando a la generala con el matrimonio Guibourg y recordando los gloriosos viejos tiempos en París.

 Su retiro no duro mucho. Diagnosticado con cáncer, Luis Gaspar Pierotti murió solo y olvidado en 1946. Tenía solo 58 años.

  Muy pocos se acordaron de el.  





Fuentes:  "El Gardel que yo conocí"  de  Vincent Thomas
Notas en revista "Flash" (1981) de Luis Angel Formento.
 
 
Agradezco la asistencia de Martina Iñiguez y Vincent Thomas en la producción de esta nota.